Análisis: La elección de Gabbay podría causarle problemas a la Casa Judía



Avi Gabbay

Avi Gabbay




Julio 23, 2017


Por Andrew Friedman
Agencia de Noticias Tazpit

Análisis: La elección de Gabbay podría causarle problemas a la Casa Judía

El recién coronado presidente del Partido Laborista, Avi Gabbay, reunió a sus tropas durante su discurso de victoria en el Tel Aviv Exhibition Ground la semana pasada, prometiendo ofrecer una alternativa a lo que él llamó el liderazgo “divisivo” del primer ministro Binyamin Netanyahu, que ya cumplirá en ese cargo por 10 Años consecutivos del Likud si se mantiene hasta las próximas elecciones generales programadas en noviembre de 2019.

A pesar de la retórica y de la promesa de Gabbay de no vincularse con el Partido Likud, la elección de Gabbay como nuevo portaestandarte del Partido Laboral podría interrumpir la influencia del partido la Casa Judía con ocho asientos sobre Netanyahu. En contraste con Amir Peretz, el nuevo jefe del partido podría estar dispuesto a asociarse con Netanyahu si este último sale victorioso en las próximas elecciones, especialmente dada la participación pasada de Gabbay en un gobierno liderado por Netanyahu, como ministro de medio ambiente de 2015-2016.

Para Netanyahu, esa posibilidad le puede dar amplitud de maniobra frente al Hogar Judío y su líder, el ministro de Educación Naftali Bennett.

Aunque Netanyahu y el hogar judío comparten algunas posiciones ideológicas importantes de la derecha -principalmente una creencia en la construcción de asentamientos- las partes se han enfrentado repetidamente desde la formación de un gobierno en conjunto en 2015. A nivel personal, hay mala sangre entre Netanyahu y el presidente del hogar judío Bennett, derivado de la destitución de este último como jefe de la oficina de Netanyahu hace una década, supuestamente por la insistencia de su esposa, Sara.

Para Bennett y la facción de la Casa Judía, la expansión de las comunidades judías en Judea y Samaria es una cuestión de máxima prioridad nacional, tal vez la mayor necesidad que enfrenta el país hoy en día.

Pero es la existencia de otra cuestión de importancia nacional que encabeza la agenda para el primer ministro. Esa cuestión es Irán. Hoy, el objetivo número uno de Netanyahu -algunos afirmarían que su único objetivo político- es evitar que Irán obtenga armas nucleares. El primer ministro cree que descarrilar el programa nuclear de los ayatolás empequeñece las cuestiones domésticas en términos de importancia nacional.

Eso explica su negativa a aprobar un edificio extendido fuera de los bloques de asentamientos existentes, su negativa a presionar al presidente estadounidense Donald a cumplir su promesa de campaña para trasladar la embajada estadounidense en Israel a Jerusalén y otros temas de importancia para la derecha israelí. Estas y otras cuestiones domésticas pueden ser importantes, pero para Netanyahu pálidas en comparación con la amenaza existencial de un Irán nuclear.

Be Sociable, Share!

URL: http://infopublico.com/?p=13762

Escrito por el 23 Julio 2017. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada Google

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by © 2010 InfoPublico.com. All Rights Reserved.
UA-17770854-1