IAA: Restos de sapos decapitados encontrados en tumba de hace 4.000 años


Autoridad de Antigüedades de Israel

Autoridad de Antigüedades de Israel


Octubre 11, 2017

IAA: Restos de sapos decapitados encontrados en tumba de hace 4.000 años

La Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA), encontró restos de sapos decapitados, que estaban en una jarra, encontrada en tumba de hace 4.000 de antigüedad.

¿Por qué fueron colocados sapos decapitados en una jarra en una tumba de 4.000 años de antigüedad en Jerusalén? Fascinantes hallazgos de la IAA, en una excavación cerca del Zoológico Bíblico de Jerusalén arrojan luz sobre las costumbres funerarias en el período cananeo (Edad del Bronce Medio). La excavación arqueológica, que se llevó a cabo en 2014 con fondos del Ministerio de Vivienda antes de la expansión del barrio de Manaḥat, arrojó los restos de al menos nueve sapos y evidencia del cultivo de palmeras y de mirto, en el área.

En representación de la IAA, los arqueologos Kisilevitz y Turgeman-Yaffe declararon que: “Para un arqueólogo, la búsqueda de tumbas que fueron selladas intencionalmente en la antigüedad es un tesoro invaluable, porque son una cápsula del tiempo que nos permite encontrar objetos casi como originalmente fueron abandonados. En ese tiempo, era costumbre enterrar a los muertos con ofrendas que constituían una especie de “kit de entierro”, que, se creía, serviría al difunto en el afterworld. Cuando quitamos la piedra que bloqueaba la abertura de la tumba, estábamos emocionados de descubrir tazones y tarros intactos. En uno de los frascos, a nuestro
sorpresa, encontramos un montón de huesos pequeños. El estudio de los huesos, realizado por el Dr. Lior Weisbrod de la Universidad de Haifa, reveló al menos nueve sapos. Curiosamente, habían sido decapitadas”. Otro hallazgo intrigante salió a la luz a través del análisis de los sedimentos recogidos de los tarros de arcilla y examinados bajo un microscopio.

Según el Dr. Langgut, otro arqueólogo, en este período la palmera de la fecha simboliza la fertilidad y el rejuvenecimiento, lo que podría explicar por qué los antiguos cultivaban los árboles en este ambiente, donde no crecen naturalmente. Según los estudiosos, estas plantas pueden haber sido parte de un huerto plantado en un área donde se llevaban a cabo rituales funerarios, durante los cuales se ofrecían alimentos y objetos al difunto. Los eruditos suponen que el frasco con los sapos sin cabeza estaba entre estas ofrendas.

Be Sociable, Share!

URL: http://infopublico.com/?p=14002

Escrito por el 11 octubre 2017. Archivado bajo Vida de hoy. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada Google

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Acceder | Designed by © 2010 InfoPublico.com. All Rights Reserved.
UA-17770854-1