Lecciones del Plan de Partición de 1947



Yoram Ettinger

Yoram Ettinger

 

Diciembre 17, 2017
 
Por Yoram Ettinger, Embajador (ret.)

Lecciones del Plan de Partición de 1947

La experiencia pasada tiende a repetirse. Sin embargo, con demasiada frecuencia los políticos occidentales lo pasan por alto, quienes a menudo sacrifican los intereses a largo plazo, la complejidad estratégica y la esperanza basada en la realidad en el altar de la conveniencia a corto plazo, la simplificación excesiva y las ilusiones.

El 29 de noviembre de 1947, el Plan de Partición produjo una serie de lecciones geoestratégicas a largo plazo, relevantes para la seguridad nacional 2017 de Israel y EE. UU., que han sido ignoradas en gran medida, aunque han reaparecido y se han reafirmado sistemáticamente en todo el últimos 70 años.

Lección 1. Los fundadores de los lazos especiales entre los Estados Unidos e Israel no fueron establecidos por los responsables de la formulación de políticas, sino que, desde el 1620 “Mayflower”, por parte del pueblo estadounidense. En 1947, el Departamento de Estado se opuso, agresivamente, al establecimiento del Estado judío, pero el público de EE. UU. Abrumadoramente apoyó el Plan de partición, por igual entre los demócratas y los republicanos, con estudios universitarios y sin estudios universitarios. Según la encuesta de Gallup de octubre de 1947, el apoyo del Plan de Partición fue del 65%: 10%, con 25% de “sin opinión”. Lowell Thomas, un ícono de la radio estadounidense, dijo a sus oyentes el 14 de mayo de 1948: “Hoy, como Se establece el Estado judío, los estadounidenses leen la Biblia como un libro de referencia histórico “.

Lección 2. El rechazo belicoso del Plan de Partición de 1947 por los árabes, incluidos los árabes al oeste del río Jordán, refleja el quid del conflicto árabe-israelí, que nunca ha sido el problema palestino, los asentamientos judíos, la reunificación de Jerusalén o el tamaño del estado judío. Siempre ha sido la existencia del Estado judío “infiel” en la Morada del Islam, una tierra que, supuestamente, está divinamente ordenada solo para los “creyentes”.

Según el diario egipcio del 11 de octubre de 1947, Akhbar al-Yom, el Secretario General de la Liga Árabe, Azzam Pasha advirtió sobre “una guerra de exterminio y masacre trascendental, de la que se hablará como la Masacre Tártara o el Cruzado”. guerras … para ganar el honor del martirio por el bien de Palestina … el camino más corto al paraíso … “. En 2017, la educación contra el odio domina el currículo palestino, los sermones de los viernes y el discurso público.

Lección 3. El rol secundario desempeñado por el problema palestino en la configuración de la política árabe se ha demostrado repetidamente desde 1947. Mientras que los líderes árabes han hablado apasionadamente sobre su apoyo a un estado árabe al oeste del río Jordán, nunca han caminado .

En 1947, y desde entonces, ninguno de los países árabes ha considerado la cuestión palestina como una preocupación principal. Por lo tanto, al concluir la guerra de 1948-1949, Egipto, Jordania y Siria ocuparon Gaza, Judea y Samaria (Cisjordania) y Al-Hama de los Altos del Golán, pero nunca consideraron transferirla a los palestinos. Además, en 1949, la Liga Árabe estableció la Oficina Palestina, que fue abolida sumariamente en 1951-52. Ninguna de las guerras árabes subsiguientes contra Israel se lanzó en nombre de los palestinos. Además, los árabes nunca han intervenido militarmente en ninguno de los conflictos palestino-israelíes.

Lección 4. La naturaleza frágil y tenue de los acuerdos internacionales en general -y los acuerdos de Medio Oriente en particular- fue subrayada por la Resolución # 181 de la Asamblea General de la ONU el 29 de noviembre de 1947, que fue rechazada y violada militarmente por los árabes el día de su aprobación en el NACIONES UNIDAS. Sin embargo, ni la ONU ni los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, incluido EE. UU., Emprendieron una acción militar contra la agresión árabe, que transmitió su objetivo clara y abiertamente: la aniquilación del Estado judío. Por ejemplo, un líder militar árabe central, Fawzi al-Qawuqji, prometió “llevar a todos los judíos al mar”. Otro líder militar árabe clave declaró: “el problema de Palestina se resolverá con la espada; todos los judíos deben abandonar Palestina “.

Lección 5. El cumplimiento y la interpretación de los acuerdos y garantías internacionales están determinados por intereses que eclipsan el lenguaje de los acuerdos y las garantías.

A pesar del Plan de Partición de la ONU y el beligerante rechazo árabe, Gran Bretaña se puso del lado de los árabes, entrenó a los militares jordanos y proporcionó equipo militar a Egipto, Jordania e Irak. Además, el Departamento de Estado de EE. UU. Introdujo un embargo militar regional, que establecía la equivalencia moral entre invasores y defensores, premiaba al agresor y castigaba a la víctima prevista.

Para sobrevivir -especialmente en el Medio Oriente tectónico- los países no deben confiar, para su supervivencia, en el derecho internacional, tratados y garantías, sino en fronteras seguras, que puedan soportar violaciones atroces, abrumadoras, militares y terroristas atroces de los acuerdos de paz, mientras que la comunidad internacional se mantiene al margen. Una encuesta de Gallup de octubre de 1947 documentó un lastimoso apoyo del 3% para enviar tropas estadounidenses para sofocar la violencia árabe-judía, en comparación con el 65% que se oponía al despliegue de
Tropas estadounidenses y apoyaron el envío de tropas de la ONU. 18% se opuso al despliegue de cualquier tropa.

Lección 6. El desafío a la presión presidencial de EE. UU. puede perjudicar la popularidad a corto plazo de Israel, pero mejora el respeto a largo plazo de Estados Unidos hacia el Estado judío. Por ejemplo, la aprobación del Plan de Partición siguió al decidido desafío de David Ben Gurion a la implacable presión del General George Marshall, el Secretario de Estado de EE. UU., De abstenerse de una declaración de independencia. Marshall aclaró que no se debería esperar ningún apoyo militar de los EE. UU. Si Ben Gurion declaraba la independencia. La presión se mantuvo, y se desafió, durante y después de la guerra de 1948, instando a Israel a abstenerse de anexarse, y construyendo en Jerusalén Occidental, y para retirarse de las áreas en el Negev. Hasta 1992, los primeros ministros israelíes siguieron los pasos de Ben Gurion, evitando la presión presidencial de los Estados Unidos para evitar la guerra preventiva de 1967, la reunificación de Jerusalén, la destrucción de los reactores nucleares de Irak y Siria, etc.

Lección 7. Los “demógrafos de la fatalidad” se han equivocado sistemáticamente. En 1947, desafiando a los principales demógrafos de Israel, Ben Gurion aceptó el Plan de Partición con una delgada mayoría judía del 55% en el área asignada al Estado judío. Contrariamente a los “expertos”, Ben Gurion se basó en una Aliyah considerable (inmigración judía) y una creciente tasa de natalidad judía.

En 2017, hay una mayoría judía del 66% en el área combinada de Judea, Samaria (Cisjordania) y antes de 1967- Israel, comparado con 39% de la minoría en 1947 en esa área, con fecundidad judía (3.16 nacimientos por mujer) con tendencia ascendente y fertilidad árabe (3.11 nacimientos por mujer) con tendencia a la baja debido a la urbanización ampliada, educación mejorada entre mujeres árabes y mayor uso parafraseando a George Santayana, los formuladores de políticas y los que moldean la opinión pública, que sacrifican las lecciones del pasado sobre el altar de la simplificación excesiva y las ilusiones, están condenados a repetir los errores del pasado y sufrir sus nefastas consecuencias.

Be Sociable, Share!

URL: http://infopublico.com/?p=14199

Escrito por el 17 diciembre 2017. Archivado bajo Israel. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada Google

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
Acceder | Designed by © 2010 InfoPublico.com. All Rights Reserved.
UA-17770854-1