Los mismos árabes marginan la cuestión palestina



Yoram Ettinger

Yoram Ettinger

 

Agosto 17, 2017
 
Por Yoram Ettinger, Embajador (ret.)

Los mismos árabes marginan la cuestión palestina

La controversia de la Mezquita Al-Aqsa ha puesto de manifiesto, una vez más, la falta de centralidad de la cuestión palestina en el orden de prioridades de los árabes.

Contrariamente a los titulares de los medios occidentales, los políticos árabes y la calle Árabe no se centran en los derechos de los palestinos y en Al Aqsa, sino en sus propios y caóticos desafíos locales y regionales que no están relacionados con la cuestión palestina.

Por ejemplo, mientras el principal líder religioso palestino, el Mufti Muhammad Hussein, castiga a los líderes árabes por su inacción en nombre de la mezquita de Al Aqsa, el presidente egipcio, general Sisi, y la calle egipcia, están preocupados por la descomposición económica y social traumatizante; La disminución del turismo, que es una fuente principal de ingresos nacionales; La letal amenaza doméstica del terrorismo de la Hermandad Musulmana; El caos libio y su efectivo desbordamiento hacia Egipto; El atrincheramiento del terrorismo islámico en la Península del Sinaí, a través del Golfo de Suez; El terrorismo basado en Gaza; La amenazadora colaboración de Turquía-Qatar-Irán y el apoyo de Turquía a Hamas; La frontera potencialmente explosiva con Sudán; Etc.

El general Sisi invierte mucho más tiempo en coordinación geoestratégica con Jordania, Arabia Saudita, otros Estados árabes del Golfo, Estados Unidos e Israel -que son percibidos como aliados críticos en la lucha contra el terrorismo- que con la Autoridad Palestina, percibida como una entidad desestabilizadora .

Según el 20 de julio de 2017 cuestión de la sede en Londres Oriente Medio Monitor, “Al Aqsa ha sido abandonada por aquellos que profesan el liderazgo del mundo musulmán …. [La indiferencia fría de Egipto y Arabia Saudita … es indigna de las instituciones que profesan ser los líderes preeminentes de los musulmanes en todo el mundo …. Las instituciones religiosas de La Meca, Medina y El Cairo se han ausentado sin permiso a pesar de la peligrosa situación en el Santuario Noble en Jerusalén ocupada …. Ambos países están encabezando una campaña regional para normalizar plenamente las relaciones con Israel. Su razonamiento es que la amistad con Israel es la mejor garantía del apoyo estadounidense a sí mismos … “.

Al-Quds Al-Arabi, un periódico palestino con sede en Londres, publicó una caricatura que ilustra el mundo árabe como una avestruz que entierra la cabeza en la arena, mientras que la mezquita de Al Aqsa sangra.

Desde 1948, y desafiando la política exterior occidental, la academia y los establecimientos de medios, la agenda árabe-islámica ha trascendido la cuestión palestina.

A pesar de que la cuestión palestina ha sido discutida de manera sustancial, el camino árabe-islámico se ha dirigido principalmente a otros temas: la imprevisibilidad regional, intra-árabe / islámica, la fragmentación, la inestabilidad y la violencia intolerante, de 1.400 años; El machete terrorista islámico suní en la garganta de todos los regímenes árabes pro-estadounidenses; El peligro claro y presente, planteado por los ayatollahs de Irán, a los mismos regímenes; El papel destructivo desempeñado por Qatar en el contexto y en la asistencia a los ayatolas; Los letales y regionales efectos de la desintegración de Irak, Siria y Libia; El potencial inherente, tectónico (desintegración) en cada régimen árabe; El impacto de la revolución energética mundial sobre la potencia de los regímenes árabes productores de petróleo; Y el papel reforzado de Israel en la batalla contra las mencionadas amenazas.

La disparidad dramática entre el paseo árabe y la conversación en nombre de los palestinos fue particularmente notable durante las guerras palestino-israelíes de 1982 (en Líbano), 1987-1991 (la 1ª Intifada), 2000-2003 (2ª Intifada) y Israel-Hamás Guerras de 2009, 2012 y 2014.

Los árabes nunca han derramado sangre – ni los árabes han dedicado su poder económico – en nombre de los palestinos.

Por otra parte, los actuales responsables políticos iraquíes y la Calle Iraquí están bien conscientes de la intensa colaboración palestina con el régimen represivo de Saddam Hussein, que causó la huida de los palestinos de Irak tras la caída de Saddam. La calle siria no ha tomado amablemente con el apoyo palestino al régimen de Assad, que ha producido una emigración palestina en expansión desde Siria desde la erupción de la guerra civil en 2011.

Además, la mayoría de los legisladores árabes consideran que la bien documentada trayectoria palestina, subversiva y terrorista, contra sus compañeros árabes es una amenaza potencial para la estabilidad doméstica y regional. El objetivo árabe ha sido reducir el número de lugares tempestuosos en el Medio Oriente, al darse cuenta de que cada erupción de violencia se asemeja a una roca arrojada a una piscina, generando efectos de rizo en toda la piscina, como ha sido documentado por el tsunami árabe, En cada país árabe. Por lo tanto, la violencia al oeste del río Jordán podría tener un impacto infeccioso al este del río, lo que representa una amenaza mortal para el régimen hachemita pro-estadounidense, que podría extenderse hacia el sur a Arabia Saudita ya otros estados del Golfo Árabe pro-estadounidense.

En 1948-49, como sucedió en las guerras árabe-israelíes siguientes, los países árabes no lucharon contra Israel en nombre de los palestinos. Por lo tanto, Siria, Jordania, Irak y Egipto no compartieron el botín de la guerra de 1948-49 con los palestinos, prohibiendo las actividades palestinas en Judea y Samaria (Cisjordania) y Gaza. De hecho, un Departamento Palestino fue establecido, por la Liga Árabe, en 1949, para ser disuelto en 1959.

Sacrificar la compleja realidad de las relaciones árabe-israelíes en el altar de las soluciones simplistas -que sugieren que la cuestión palestina es una de las principales causas de la formulación de políticas árabes- no ha logrado avanzar en la causa de la paz.

Para avanzar en la causa de la paz árabe-israelí, hay que estudiar las lecciones de la controversia de la Mezquita de Al Aqsa, que destacan el papel limitado (y negativo) desempeñado por la cuestión palestina en la formulación de políticas árabes y la búsqueda de la paz.

Be Sociable, Share!

URL: http://infopublico.com/?p=13840

Escrito por el 17 agosto 2017. Archivado bajo Opinión. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada Google

Buscar en Archivo

Buscar por Fecha
Buscar por Categoría
Buscar con Google
120x600 ad code [Inner pages]
Acceder | Designed by © 2010 InfoPublico.com. All Rights Reserved.
UA-17770854-1